Japón pone fin a su apagón nuclear tras Fukushima

Científicos filipinos revisan los niveles de radiación en el Instituto de Investigación Nuclear filipino en Quezon, este de Manila (Filipinas) el martes 15 de marzo de 2011. Las autoridades nucleares filipinas negaron que en el país hubiera riesgo de contaminación nuclear por la situación de la central nuclear de Fukushima, en el nordeste de Japón, tras el terremoto del pasado 11 de marzo. Foto: EFE/Rolex Dela PenaCientíficos filipinos revisan los niveles de radiación en el Instituto de Investigación Nuclear filipino en Quezon, este de Manila (Filipinas) el martes 15 de marzo de 2011. Las autoridades nucleares filipinas negaron que en el país hubiera riesgo de contaminación nuclear por la situación de la central nuclear de Fukushima, en el nordeste de Japón, tras el terremoto del pasado 11 de marzo. Foto: EFE/Rolex Dela Pena.

El Gobierno de Japón ordenó el pasado sábado 16 de junio reactivar dos reactores nucleares por primera vez desde el grave accidente en la planta de Fukushima, lo que supone la vuelta de la energía atómica al país pese a las voces que reclaman el cierre definitivo de las centrales.

El primer ministro nipón, Yoshihiko Noda, decretó la puesta en marcha de los reactores 3 y 4 de la planta de Oi (centro) tras recibir el visto bueno del gobernador de la provincia de Fukui, donde se levanta esta central nuclear, perteneciente a Kansai Electric Power (KEPCO). La eléctrica recibió la orden de iniciar los preparativos para activar los dos reactores, que previsiblemente estarán funcionando a pleno rendimiento para principios y finales de julio, respectivamente.

La decisión se tomó quince meses después del devastador tsunami de marzo de 2011, que además de causar más de 19.000 muertos en el noreste de Japón dañó seriamente la central de Fukushima Daiichi y la convirtió en epicentro de la catástrofe nuclear más grave desde la de Chernóbil.

Aquel accidente, por el que aún siguen evacuadas unas 80.000 personas, puso en tela de juicio la seguridad de las centrales niponas y llevó a la paralización gradual de los 50 reactores comerciales del archipiélago por revisiones o pruebas de seguridad, el último de ellos el pasado 5 de mayo.

Ello obligó a Japón, tercera economía mundial, a aumentar el ritmo de sus centrales térmicas e incrementar sus importaciones de hidrocarburos, lo que ha pasado una costosa factura a su balanza comercial. Con el argumento de que es necesario garantizar un suministro estable y evitar la subida excesiva de los precios de la energía para el desarrollo económico y social del país, Noda hizo un llamamiento público en favor de la energía atómica con vistas a allanar el camino a la reapertura de los reactores de Oi.

RECHAZO DE LA POBLACIÓN

Pese a ello, una buena parte de la población rechaza la vuelta a la nuclear: Según una encuesta efectuada en mayo por el periódico Asahi, el 54% prefiere mantener las centrales cerradas, frente a un 29% a favor de reactivarlas.

El viernes 15 de junio, los representantes del movimiento antinuclear encabezado por el premio Nobel de Literatura Kenzaburo Oé entregaron al portavoz del Gobierno, Osamu Fujimura, un documento con 7,5 millones de firmas que pide la clausura definitiva de las plantas.

Además, a primera hora varios cientos de personas se congregaron frente al edificio que alberga las oficinas del primer ministro para reclamar que el país persista en su apagón atómico. Bajo la lluvia y vigilados por docenas de policías, los manifestantes, con pancartas que pedían "una decisión política" contra la energía nuclear, denunciaron que la alegación de que los reactores de Oi son seguros es un "sinsentido".

Las unidades 3 y 4 de esa planta se han sometido con éxito a las pruebas de resistencia decretadas por el Gobierno tras el accidente en Fukushima para certificar que están preparadas ante eventuales catástrofes naturales, como terremotos o un tsunami de hasta 11,4 metros de altura.

Pero ello no ha convencido a todos, e incluso dentro del gobernante Partido Democrático (PD) casi un tercio de sus legisladores firmaron a principios de este mes una petición en la que pedían a su líder y primer ministro un giro en la política nuclear.

La región donde se encuentra la central de Oi, Kansai, es la segunda más poblada del país con más de 20 millones de habitantes, a los que el Gobierno solicitó recientemente un ahorro del 15% en el consumo energético durante el caluroso verano para evitar apagones.

Fuente: EFE


( 1 Voto )

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refrescar

Noticias de última hora

Quieres salir a bucear con nosotros, informaté de nuestras salidas y apuntate.

 

Selecciona tu idioma

Spanish Catalan English French Galician German Italian Portuguese Russian

Búsqueda

Newsletter Subdelmar

Últimas Noticias

El estruendo de Hiroshima bajo el Mediterráneo

ballena jorobada

La búsqueda de petróleo por métodos sísmicos que la petrolera irlandesa Cairn Energy prevé...

Leer más...

 

Comienzo de la Temporada 2013

inicio temprada 2013

Arranca la Temporada 2013 en Subdelmar, y os hemos preparado un pequeño video para que os...

Leer más...

 

Explora los naufragios de la Segunda Guerra Mundial con Ethan Daniels

Palau - Ethan Daniels

No es la oscuridad de abajo lo que me pone nervioso. Tampoco es la idea de las decenas de...

Leer más...

 

Dive Travel Show 2013

Dive travel show 2013Los días 1, 2 y 3 de marzo se celebrará en Madrid la 5ª Edición de Dive Travel Show 2013, la...

Leer más...

 

Foro Subdelmar

  • No hay mensajes a mostrar

Síguenos en Facebook

Club de buceo Subdelmar Somos un Club de buceo situado en Palma de Mallorca. Empezamos a funcionar con el firme propósito de pasarlo bien y disfrutar. Ponemos a vuestra disposición un sin fin de servicios de gran calidad. Todos nuestros cursos y actividades cumplen con los estándares de calidad y seguridad aportando la máxima satisfacción a nuestros alumnos y socios.
Dónde estamosSalidas del Club
Puerto de Portixol
07006 Palma Mallorca

Oficinas Centrales
Calle Sambara 73, 4-4
28027 Madrid
Quiénes somos CEO: David Zaurin
CTO: Daniel Mínguez
Editora: Mabel Herraiz

padi fedas cmas